Saltar al contenido
Aprende Deportes

VELA LIGERA

Quieres saber ¿Qué es la vela ligera?¿ aprender vela ligera? Esta selección de videos te ayudarán a dar tus primeros pasos en el deporte.

Índice de Contenidos

INTRODUCCIÓN A LA VELA LIGERA

El origen del deporte de vela y los tipos de embarcaciones que podemos encontrar en las diferentes modalidades.

La vela comenzó siendo un medio de vida para el ser humano, tanto para beneficiarse del mar como para el transporte de víveres y personas.  Hay infinidad de embarcaciones y las podemos diferenciar entre los monocascos y los multicascos. Nosotros en estos cursos vamos a hablar de la vela ligera a través de los monocascos. Hay que destacar que dentro de la competición hay otro sector que es la vela olímpica. Las embarcaciones de vela ligera  son únicamente una embarcación cuya característica es que se impulsan gracias a una vela olímpica y que lleva un tripulante.


PARTES DE LA EMBARCACION

Las diferentes de una embarcación, sus funciones y los materiales de los que están fabricadas.

Vamos a hablar de las distintas partes de la embarcación de vela, en este caso vamos a hablar de una embarcación de la clase fin. Empezar por la parte de la proa, tenemos el mástil de carbono, también podría ser de aluminio o de madera, la botavara de aluminio. En la botavara tenemos un elemento regulador de la vela que se llama la contra. Continuamos con la vela, también  tenemos la orza que va a sumergida por el agua. Su función es que el barco no se vaya de lado.

Tenemos luego la escota que se utilizan para regular la vela, luego dentro de la escotas tenemos el carro de la mayor. Se utiliza para regular también las distintas partes de la vega. Tenemos unas cintas que la función que tienen es utilizarlas de contrapeso para estabilizar la embarcación. Por último tenemos el timón que está compuesto de tres elementos: la pala del timón, la caña y el stick.


EQUIPACIÓN Y COSTES

La equipación necesaria para la práctica de la navegación en una embarcación de vela ligera, la vestimenta que debemos utilizar y los precios.

EMBARCACION

Las embarcaciones de la ligera pueden llegar a ser muy accesibles desde la  compra de segunda mano, luego ya encontraríamos barcos nuevos. Los de segunda mano podemos encontrarlos desde los 800 euros, hasta 1500 euros, 2000 euros. Si queremos invertir un poco más para tener un modelo nuevo pues podemos encontrarlos entre unos 4.000, 5.000 euros.

EQUIPACIÓN

El equipamiento par vela ligera comienza con un traje de neopreno que por detrás tienen unas musleras para no hacerte daño en la parte de atrás de la pierna. También tienen una especie de rodilleras para a la hora de ponernos de rodillas en el barco no lastimarnos las rodillas. Los escarpines con protecciones en el talón y en la puntera. Es un elemento bastante cómodo y que para frío protege bastante bien. La crema protectora para no tener problemas con enfermedades relacionadas con el sol, aunque haga frío o esté nublado el sol nos puede dañar.

Un traje de neopreno de calidad puede costar 125 euros pero luego en grandes superficies puedes encontrarlos desde los 25 euros. Es verdad que cuanto más te gastes es muy probable que sea de mayor calidad, todo depende de tu inversión y lo que tú estés buscando. Esto sería todo lo básico que debes saber sobre la equipación para hacer vela.

REVISAR LA EQUIPACIÓN

Revisar los elementos de la embarcación antes de salir al mar (casco, palo, botavara, vela, etcétera).

Siempre antes de ser y al mar tendremos que tener constancia de que nuestra embarcación está en perfecto estado. Para eso el mantenimiento de las embarcaciones es fundamental, el casco que no tenga ningún golpe o ralladura, el palo que esté perfectamente que no tenga nada que nos pueda ocasionar un problema en el agua, la botavara y la vela así mismo también, los cabos que estén en buen estado. Los cabos de las cotas, los cabos de la driza  y las cinchas. Todos los elementos que vayamos a utilizar, que la pala, la caña y el stick no tengan holgura.

Es fundamental dentro de la navegación ya que un incidente en el mar puede ocasionar un momento de pánico y  haciéndonos pasarlo mal. Por eso hay que extremar toda la precaución y de que las vacaciones tengan estado.


SALIR AL MAR

Una vez que estamos listos es importante saber la dirección del viento para que la salida desde la rampa nos resulte más fácil y nos facilite la situación de la embarcación. Podemos hacer la salida de proa a la rampa o bien de popa.

En algunas ocasiones deberemos de montar la vela ya en el mar porque el viento nos impide salir con la vela montada. ya sabes como salir al mar con un barco de vela.


EL VIENTO Y EL RUMBO

La importancia del viento en la navegación a vela. Debemos conocer la intensidad y la dirección para poder sacar el mayor provecho del barco.

Si hacemos un símil entre un coche y una vela, si en el coche el volante nos lleva hacia dónde queremos en este caso es el timón. El timón lo movemos a babor a estribor entonces nos va a llevar hacia un lado o hacia otro. El motor es la propulsión del coche, la vela lo es en el en el barco y la gasolina es el combustible indispensable para un coche pues aquí es el viento. sin hay viento no podemos avanzar, el viento es fundamental. Debemos saber su dirección e intensidad.

La dirección del viento nos va a indicar la posición de la vela, nunca podremos sir proa al viento, contra el viento, siempre tendremos que hacer un ángulo dependiendo del rumbo que queramos dar. El rumbo más cerrado es el ángulo de ceñida en el cual dependiendo la embarcación variará entre los 25 o 30 grados a los 40 o 45 grados. A partir de ahí conforme vamos abriendo, alejándonos del viento, iremos cogiendo distintos rumbos.

El través son 90 grados entre 135, 140 el largo y 180 grados la popa, este es el rumbo que antiguamente se llegaba. Se navegaba en rumbos cortantes porque el corte de las velas estaba hecho  única y exclusivamente para esos rumbos. Hoy en día las velas y sus cortes nos permiten navegar en cualquier rumbo, incluso en la actualidad las embarcaciones y el cortes de las velas generan tal viento aparente que superamos al viento real muchas veces con la velocidad del barco.

El rumbo de ceñida: para ello tomaremos la vela cerrándolas con respecto a la línea de crujía que es la línea imaginaria que se trazaría en una embarcación dividiendo longitudinalmente de proa a popa la embarcación. Cuando va a amurado a estribor se dice porque el navegante va a sentado en la banda de estribor y el viento incide sobre la cara de estribor de la vela.

Si queremos pasar de un rumbo de ceñida a un rumbo de través iremos trayendo el timón hacia nosotros y abriendo la vela poco a poco. Vamos abriendo la vela poco a poco, la embarcación gana en velocidad y varía su rumbo. El viento incide 90 grados sobre la vela, seguimos abriendo la vela y vamos cambiando la orientación de esta para coger un rumbo de largo y conforme abrimos totalmente la vela de popa. El viento incide totalmente entrando por la popa del barco hacia la vela.

Si hacemos la maniobra contraria, si vamos cazando volveremos poco a poco al rumbo de ceñida pasando por el largo, través y ceñida.


CAMBIAR LA DIRECCIÓN DEL BARCO. VIRAR Y TRASLUCHAR

Formas que tenemos para cambiar la dirección de la embarcación: virar y trasluchar.

Hay dos formas de cambiar la dirección del barco o bien virando o bien trasluchando. La palabra virar es llevar la proa del barco por delante del viento y cambiar la posición de la vela que está en una banda pasarla a la banda contraria. Trasluchar es lo mismo pero por la popa, cuando estamos navegando en un largo de popa si queremos cambiar la posición de la vela de una banda a otra el viento debe pasar por la popa. Con lo cual es una de las maniobras más arriesgadas porque la botavara pasa totalmente de una posición a otra. Cuando hay mucho viento puede hacernos daño en la cabeza si nos agachamos.

Navegando en un rumbo de ceñida y conforme vayamos abriendo la vela iremos cayendo, alejándonos del viento, vamos abriendo vela vas a un rumbo de través y el timón lo llevamos hacia nosotros. Conforme vamos abriendo la vela pues pasamos por un rumbo del largo la popa hasta virar en redondo y volvemos al rumbo de ceñida por la otra banda.